Carta del Presidente

“Una cruz y sepulcro vacíos;
Un gran ejército de neófitos
Y el gozo de un corazón renovado
Nos afirma, que es un gran día;
El día de la Resurrección.”


Apreciadísimo hermano sacerdote,

Reciba un caluroso y afectuoso saludo de Pascuas de resurrección y el agradecimiento de un pueblo grandioso que vive, con gozo, la buena nueva de Cristo Resucitado.
Estoy seguro que fueron muchas, pero muchas las actividades litúrgicas que se llevaron a cabo de las cuales usted fue un gran instrumento de Dios; en nombre de esa bella comunidad, a la que amas y sirves, mil y mil gracias.
Desde la última vez que les escribí, tuvimos la grandiosa oportunidad de reunirnos con su Excelencia Monseñor José H. Gómez, Arzobispo de Los Ángeles, quienes nos recibió, con profundo cariño. Fue un grandioso encuentro y en el cual Monseñor Gómez reiteró su apoyo y amor por ANSH. A él le gradecemos, de todo corazón, su hospitalidad.
Los invito para que hagamos los esfuerzos necesarios y asistimos al retiro programado que vamos a vivir en Dallas, TX. Al igual, a que vayan haciendo sus reservas en el hotel para nuestra Convención Anual. Mi profunda gratitud para con los miembros electos de ANSH por su gran apoyo y ayuda.
Una vez más, gracias por el privilegio de servirles. Espero que no hayamos olvidado el celebrar la Santa Misa en honor a nuestra Madre Santísima de Guadalupe implorándole que bendiga, proteja y guie a nuestra asociación.

Con renovado afecto,

Padre Brando Ibarra
Su Hermano y Amigo – Presidente de ANSH