Carta del Presidente

María, Madre de Dios y Madre Nuestra, guíanos en este Año Nuevo!


Enero, 2019

Apreciadísimo hermano sacerdote,

Vaya, de corazón, un caluroso saludo para usted, su familia y comunidad parroquial con el sincero deseo por un 2019 lleno de bendición.

Enero, para muchos de nosotros es un “mes de transición.” Después de haber vivido, con gozo, los santos días del Adviento y la Solemnidad de la Navidad, queremos disfrutar de un “pequeño descanso,” para luego empezar a planear la santa cuaresma, gracias a Dios no es tan temprano éste año.

2019 es un año de vital importancia para ANSH, es nuestro XXX Aniversario desde aquel glorioso momento que empezamos a ser la Asociación Nacional de Sacerdotes Hispanos. Muchos han sido parte de nuestra Asociación, sus bendiciones y talentos han sido una gran contribución para quienes somos hacemos parte del ministerio Hispano en los Estados Unidos de Norte-América.

Desde ya los invito para que hagamos todo lo posible por participar de nuestra Convención Anual; con proyección a ser en la ciudad de New York, durante los primeros días de octubre. Necesitamos reconfirmar con el Cardenal Timothy M. Dolan, Arzobispo de New York.

En mis 20 años de vida sacerdotal, ANSH es una parte vital de mi jornada y sé que también lo es para muchos de ustedes. Todos y cada uno somos embajadores de ANSH. Les agradezco su cariño y el apoyo que nos dan.

Nuevamente, mil y mil gracias por el privilegio de servirles. Imploremos la protección de nuestra Madre de la Altagracia, suya solemnidad celebramos cada 21 de enero, para que nos ayude a ser fieles a la misión para la cual hemos sido ordenados.

Con renovado afecto,

Padre Brando Ibarra

Su Hermano y Amigo – Presidente de ANSH