Presidente: Padre J. Brando Ibarra

El Padre J. Brando Ibarra está muy orgulloso de haber nacido en un pueblo humilde al sur de Colombia, conocido como El Doncello, Caquetá - Puerta de la región amazónica de Colombia. Nació el 14 de noviembre, 1970.

El Señor le concedió el privilegio de crecer en un hogar muy humilde y católico. Su padre, Gonzalo Ibarra Álzate y su madre Ligia Vargas de Ibarra, ambos ya con Dios, eran de origen paisa, una de las regiones más conocidas de Colombia. Su padre en su afán de ser ganadero inmigró al sur de Colombia en donde tuvo el Padre Brando la fortuna de nacer.

El Padre Brando es el menor de una familia de 8 miembros; Mariela (q.e.p.d), Humberto, Fernando, Inés, Jaime, Diego y Gonzalo; todos ellos en Colombia.

Sus primeras letras las aprendió en la Escuela Jorge Abel Molina, en donde estudió su primaria. Luego fue al Colegio Corazón Inmaculado de María en donde cursó hasta el grado noveno. Luego aplicó con los Misioneros de la Consolata al Seminario Menor en la bella ciudad de Manizales - Caldas, en donde terminó su secundaria. Aunque pertenecía a la comunidad de los misioneros de la Consolata, se graduó del Colegio de los Redentoristas.

Hizo sus primeros estudios de filosofía en CEPAF - Centro de Pastoral y Filosofía - Allí sólo estuvo dos años antes de Inmigrar a los Estados Unidos.

Re-inició sus estudios de Colegio o Universidad en Seton Hall University, estudiando para la Diócesis de Paterson en Nueva Jersey. Se graduó en el mes de mayo, 1995.

Hizo sus estudios de teología en el Seminario de Santa María del Lago, Mundelein, IL.

Su excelencia el Cardenal Francis George lo ordenó diácono el 12 de diciembre, 1998. Un gran regalo de nuestra Madre Santísima de Guadalupe.
Monseñor Frank J. Rodimer lo ordenó sacerdote el 25 de septiembre, 1999.

El Padre Brando ha servido como sacerdote en las parroquias de Santa Margarita de Escocia - Morristown, NJ, San Gerardo Magella - Paterson, NJ, San Antonio de Padua - Passaic, NJ, como párroco y luego fue transferido a la Parroquia María Auxiliadora, en Paterson en donde sirve actualmente.

“Desde que participé por primera vez en ANSH, siempre he tenido la oportunidad de convivir con excelentes sacerdotes, entre los que he conocido verdaderos amigos y hombres consagrados a la bella labor de la evangelización,” dijo el Padre Brando. “Hoy lo considero un privilegio y un honor el poder ser quien les sirve, guiados por la protección maternal de nuestra Madre Santísima, María de Guadalupe.”


padrebrando@ansh.org